5 Acciones para Lograr una Gestión de Riesgos Adaptable a la Era Digital


Actualmente, las tendencias que están transformando la industria de los servicios financieros, exigen nuevos pensamientos y enfoques para la gestión de riesgos.


Si somos atentos, notaremos que las expectativas de los clientes, en cuanto a personalización, transparencia y rapidez, han ido en aumento. A medida que estas fuerzas (disrupción digital, amenaza de nuevos competidores no tradicionales y amenazas cibernéticas) están cambiando la forma en que la industria financiera se desarrolla en el mercado, sus líderes están encabezando transformaciones basadas en estrategias que permitan al negocio enfocarse en desarrollar la confianza del consumidor.


Anteriormente hemos hablado de la gestión de los riesgos al alza, a la baja y los riesgos externos, como la inestabilidad geopolítica y el cambio climático, no obstante, un concepto más es la “Inteligencia de Riesgos”, la cual nos habla de la habilidad de filtrar la información más relevante para la toma de decisiones que permitan estar a la vanguardia de las estrategias empresariales que se basan en la consolidación de relaciones profundas, y de confianza con los consumidores.


Ahora bien, para lograr este equilibrio, también mencionado con anterioridad, entre las estrategias de crecimiento y la protección de la marca, significa que los equipos deberán desarrollar capacidades digitales para aprovechar la Inteligencia de Riesgo en toda la empresa.




La importancia de la transparencia en la construcción de una relación de confianza



Siendo la confianza la base de los servicios financieros, es esencial ganar y retener clientes para la creación de valor en un ciclo de proveeduría de servicios. Algunos de los elementos que ayudan a crear y conservar esta confianza para los clientes de este tipo de servicios son:


  • Solida gestión de riesgos financieros y operativos.

  • Centrarse en los intereses de los clientes a través de la idoneidad de los productos, la privacidad y la protección de sus datos personales.

  • Seguridad y resistencia para proteger los activos de los consumidores, que serán el foco de los ataques cibernéticos.



Los bancos que puedan lograr ofrecer este tipo de transparencia y personalización a sus clientes, podrán ser ganadores de la confianza de estos, quienes han aprendido a confiar en líderes de otros sectores gracias a su alta calidad en la experiencia de los clientes. En este sentido, el valor más alto se ha convertido en una moneda para crear y obtener valor, lealtad y una relación a largo plazo con los clientes.


La visión de esta estrategia basada en la confianza, se alinean con los marcos tradicionales de gestión del riesgo, ya que las prácticas de riesgo limitan la capacidad del negocio para innovar y lograr la innovación, así como el lanzamiento de nuevos productos al mismo ritmo de competidores ágiles de su misma industria.



Una Nueva Ruta a Trazar


Las empresas de Servicios financieros que sigan estas acciones, podrán diseñar e incorporar un esquema de confianza en sus procesos:


1. Actualizar el modelo de gobierno


Esta actualización requiere cambios, aunque no drásticos, en modelos tradicionales de gestión. Por lo que los líderes de negocio necesitarán una visión integral y completa de los riesgos financieros y no financieros para que la empresa pueda controlar los momentos individuales y los procesos de los clientes en el largo plazo.

Este tipo de compromisos deberán ser necesarios para la gestión y supervisión de los riesgos en tiempo real, los modelos de negocio predictivos y las interacciones significativas con terceros.


2. Creación de Equipos Calificado


Se necesitan habilidades – tanto “blandas” como “duras”- para la nueva visión y enfoques de gestión del riesgo, Por ejemplo, las empresas necesitarán personas con las habilidades y el conocimiento para cubrir todos los temas (por ejemplo, cumplimiento, riesgo operativo, resiliencia) para gestionar el proceso del cliente, y para nuevos tipos específicos de riesgos (por ejemplo, cloud, cibernética o blockchain). Contar con las habilidades adecuadas en el equipo y en el momento justo para realizar cambios específicos, ayudará a identificar riesgos nuevos y emergentes.