5 Secretos para Cumplir Verdaderamente tus Objetivos



Seamos claros, ya van casi 4 meses desde que inició el año y has olvidado los propósitos que has declarado al principio de éste. O peor aún, crees que aún no es momento de empezar a lograrlos. Así que escucha, cuando se trata del tema de objetivos, probablemente hayas leído uno o dos artículos sobre el “Cómo” cumplirlos. Sin embargo, existen más de mil libros disponibles en el mercado sobre el mismo tema, y también varios cursos, talleres y “entrenamientos” que te prometen que cumplirás tus objetivos y te desarrollarás personalmente.


Sin embargo, algo que la mayoría de éstos pasa por alto, tanto los libros (no todos en realidad) y los cursos y talleres (igualmente aplicable a ellos), es que se olvidan de la base: plantear los objetivos para cumplirlos.


Por lo que hoy, te develaré 5 secretos para establecer y lograr tus objetivos realmente.



1.- SER MUY (MUY) ESPECÍFICO


Ok, si quieres alcanzar un objetivo, debes saber plantearlo desde el inicio. Para ello debes tomar en cuenta lo siguiente:


- Real

- Medible

- Alcanzable


Si tú objetivo o meta no cumple con estos tres principios, es difícil que lo logres. Por lo que debes señalar cada detalle de éste. Ejemplo: “Quiero ser Millonario”, algo típico de todos los emprendedores, ¿cierto? Sin embargo, esto no nos dice nada. Un objetivo debe ser claro y dar instrucciones para lograrlo. Ejemplo: “Generar un ingreso mensual de $100,000 durante “x” meses, a partir del día (fecha) hasta el día (fecha).”



2.- INGENIERÍA INVERSA DEL OBJETIVO


¿Qué es esto? Simple, es identificar las acciones que integran el plan para lograr el objetivo, partiendo del objetivo mismo. Es decir, debo enlistar las actividades a realizar para lograr lo que quiero.


En éste punto hay algo importante: Las Habilidades. Pues analizando los posibles caminos a lograr el objetivo, podrás identificar las habilidades que necesitas adquirir y actualizar, y en qué necesitas concentrarte. Puesto que las habilidades que actualmente tienes, te han llevado a donde estás justo en éste momento, referente a tu objetivo.


Este proceso es cíclico, es decir, una vez logrado (o no) el monto deseado, continuando con el ejemplo, deberás analizar las habilidades que tienes que actualizar o adquirir para incrementar el ingreso. De eso se trata la Ingeniería Inversa, de averiguar que necesitas hacer hoy, y todos los días para lograr el objetivo.



3.- METAS DIARIAS QUE TE IMPULSEN AL ÉXITO


Esto es sencillo, debes tener todos los días la conciencia de hacer algo que te está acercando al logro de tu objetivo. No importa si es la lectura de un libro sobre el tema o relacionado, probando una iniciativa en tu equipo de trabajo, visitando a un experto o a un mentor, o cerrando con un

cliente. Conoce tus tareas diarias y no pierdas ni un solo día en el camino. Proponte una meta diaria para alcanzar el éxito.





4.- LOS 4 PILARES DE LA VIDA Y LAS METAS


Imagina una diana en donde cada círculo representa 1 de las áreas más importantes de tu vida, y cada flecha es una meta. Es decir, tus metas deben estar relacionadas con tu salud, finanzas, familia/personales y tu crecimiento.


El por qué es claro, si no tienes salud, es imposible que puedas lograr algo importante sin poderte levantar de la cama. Si estás quebrado financieramente, es probable que no puedas asistir a la cita con el cliente al otro lado de la ciudad… o siquiera llamarle. Si tu área familiar/personal está mal, es probable que tengas problemas con tu pareja, hijos, hermanos, padres, amigos y hasta contigo mismo.


Puedes establecer metas que involucren 2 o 3 de éstas áreas. Por ejemplo: “Viaje a la playa las próximas vacaciones con la familia”. Las acciones pueden involucrar el ahorro de todos los miembros y el logro de algunos otros”. Aquí estás involucrando el área familiar y la financiera. Fomentas la unión y el ahorro.



5.- LOS 4 PASOS


Básicamente es 1) Establecer el objetivo. Lo que demanda tomar lápiz y papel para plantearlo y ser muy específicos al escribirlo. 2) Ver el Objetivo. Colócalo en un lugar visible en el que puedas verlo constantemente, como recordatorio de lo que te has propuesto lograr. Puede ser en el baño, el tocador, el buró de noche, el tablero del auto, tú agenta.

Paso 3) Vivir el Objetivo. No sólo quieres verlo todo el tiempo y entenderlo o memorizarlo hasta el hartazgo. Quieres y debes vivir la experiencia de él. Por ejemplo, si tu objetivo es comprar un auto, asiste a la concesionaria y pide que te lo muestren y permitan tu prueba de manejo. Si quieres viajar a alguna parte del mundo, asiste a la agencia de viajes y pregunta por paquetes, promociones especiales, descuentos y tours. Lo importante de esto es que vivas la experiencia de estar lográndolo.


Y el paso 4) Compartir el Objetivo. Si personas cercanas a ti conocen lo que estás haciendo, y la naturaleza de tu objetivo, pueden ayudarte a recordarte lo que tienes que hacer, pueden apoyarte a realizar algunas actividades o simplemente te hacen responsable de tu objetivo. Deja que crean en ti y verás cómo comenzarás a creer en ti mismo.




Por último, te dejamos con un concejo: Visualiza. Conduce ese auto cientos de veces en tu mente, imagina estar en la sala de abordar a punto de subir al avión a Italia o España, visualízate estando en tu casa de ensueños, con esa vida de un millón de dólares.


Vive tu vida como si cada día estuvieras viviendo un sueño hecho realidad, y luego desafía tu realidad para ponerse al día con ellos.