No Eres Honesto Contigo



A lo largo de la vida, nos encontramos con personas que parecen no tener algún filtro cuando hablan, cayendo en controversia por algo que no fue políticamente correcto sobre algún asunto sobre la mesa. Tal vez esa persona seas tú, tu padre, madre, alguno de tus hermanos, compañeros o amigos. Lo que es verdad es, que pueden llegar a ser un poco incomodos (por decir lo menos), y no ser siempre agradables.


Sin embargo, nos hacen darnos cuenta de algo importante: nos mentimos o evadimos a nosotros mismos y nuestra realidad. Por lo que es importante preguntarnos: “¿SOY HONESTO/A CONMIGO?”.


Para ser honesto con las demás personas, es importante serlo primero con nosotros. Si lo extendemos a las ventas, la típica frase que nos encontramos es la de “En este momento no tengo tiempo”, ¿en serio?


Si medimos el tiempo por minutos, segundos, e incluso por horas, te darás cuenta que sí tienes tiempo, la mala noticia es que lo estás usando mal, o simplemente desperdiciando. Y apuesto que, como yo, alguna vez has dicho esto a los vendedores o encuestadores que suelen llamar a tu teléfono, sólo para evadir la culpa de decir “no me interesa”, o “no quiero hacerlo”.



SER HONESTO SIEMPRE CUESTA, PERO MENOS DE LO QUE CREES


Las excusas están muy relacionadas con esto, ya que, ¿Cuántas veces hemos culpado al tráfico, al despertador o incluso a nuestros padres (si aún vives con ellos) de llegar tarde a alguna sitio? ¿Lo ves? No eres honesto. La verdad es que no descansaste lo suficiente porque preferiste ver un capítulo más de tu serie favorita, te tardaste demasiado bañándote, no preparaste tu ropa ni las tareas ni tus cosas para la mañana siguiente.


¿Y sabes qué es lo peor de todo? Estarás desenfocado, te enfadarás y querrás que termine el día a cada momento. No estarás motivado.


Ser honesto contigo significa hacerte responsable y no una víctima. Significa estar motivado y estar preparado.



“TRABAJO EN ELLO” ¿DE VERDAD LO HACES?


¿A cuántos amigos, conocidos y familiares hemos escuchado que mencionan esto cuando se hace notar una “falla” en su carácter? ¿Pero será cierto que lo hacen? ¿Tú lo haces? Veamos, responde HONESTAMENTE para ti lo siguiente:

  • ¿Sabes cuál es tu potencial?

  • ¿De qué eres capaz?

  • ¿Qué puedes hacer en un cuarto de hora?

  • ¿Tienes las herramientas para lograrlo?

  • ¿Sabes tú objetivo a lograr?

  • ¿Cuánto de lo que sabes que temes estás dispuesto(a) a enfrentar para lograrlo?



EMPIEZA POR TI


Entendamos algo, cualquier cosa que pidas, que desees que otras personas con las que estás relacionado debieran hacer, debe empezar por ti. Si quieres que tus vendedores logren cerrar una venta, pregúntate:

  • ¿Tienen el conocimiento y entrenamiento adecuado para lograrlo?

  • ¿Tienen las herramientas para generar un cierre efectivo?

  • ¿Son los indicados para la tarea?

  • ¿Puedo hacer algo para que logren sus objetivos?


Responde y enfrenta la verdad. Es duro saber que tal vez nosotros seamos el problema, cuando no les proporcionaste el conocimiento y entrenamiento adecuado, o las líneas de teléfono tienen un mes de no pago, o que tuviste un mal filtro en Recursos Humanos y que quizá estén ellos ahí porque no invertiste en vendedores con experiencia, o en educarlos para vender, o en un sistema de ventas o tal vez porque no comunicaste bien la información.


En cualquier caso, sé honesto contigo mismo y toma acción. Ser honesto cuesta, pero no tanto como lo pensabas. Algunas veces puede costarte relaciones, arrepentimientos, tu negocio de años, patrimonio. Otras veces sólo un “tienes razón”.


Aplica ser honesto y responsable, en lugar de ser víctima de la falta de respeto que puedes llegar a tenerte a ti mismo.